Tengo que parar…

Normalmente mis días son súper activos y me la vivo en la calle haciendo mil pendientes pero algunas veces simplemente tengo que parar, son esos días en que el cansancio y desgaste me invaden.

La semana pasada fue muy activa, llena de trabajo, proyectos personales y proyecto final maestría. El fin de semana, decidí quedarme en casa, para pasar tiempo con Daniel pero sobre todo para pensar en algunas cosas de mi vida. Tal vez a ti te pasa que cuando estas muy cansada tampoco piensas claramente, así me pasó a mi pero hoy es otro día y me siento diferente. Llena de planes y sobre todo con la confianza de que son realizables.

Cuantas veces nos imaginamos escenarios que nos emocionan y motivan pero creemos que “estaría padre pero es casi imposible que suceda” desde ahí hay que cambiar la forma de ver los planes, no son imposibles, pero las cosas buenas generalmente cuestan trabajo. En mi experiencia les puedo contar que una vez que identifiques tu meta personal será más fácil definir tus metas profesionales ya que irán alineadas a quien eres tú y que esperas de un trabajo.

También hay que pensar que cada uno de nosotros es totalmente libre de hacer lo que sea, es decir lo que haces actualmente ha sido decisión tuya, aun cuando a veces creemos que no tenemos opciones, es falso, cada uno de nosotros decide estar donde esta en este momento. Así que cuando comiences a quejarte sobre algún aspecto de la vida, recuerda que eres libre de cambiarlo. Desde mi punto de vista es una gran forma de saber que nada es permanente y todo evoluciona conforme a nuestros sueños.

Tengo que parar…

Lore

Drop a comment: