Mañana es mi último día de trabajo

“Uno no llega al trabajo de sus sueños, uno hace que el trabajo sea el de sus sueños”

Este post es principalmente para agradecer una de las buenas oportunidades que me ha regalado la vida. Por los últimos casi 4 años, de lunes a viernes me desperté a las 5:30 am, traté de hacer ejercicio (fail), preparé mi desayuno, mi lunch, mi colación, elegí tacones cómodos (pero fashion) y me dirigí a la mejor oficina en la que pude haber estado. En el 2012 llegué a un departamento de CRM de una empresa de retail de moda, belleza, joyería (wow) donde me aventé a hacer cosas y aprender lo que nunca había hecho antes, no saben cuantos cursos online escuché de estrategias de crm, me metí a un curso de Excel avanzado que compré en groupon, en fin, ahora me da risa todo lo que hice para parecer una experta en la materia. Lo que si les puedo decir es que si bien, no era una experta, si tenía la energía al 100 para aprender y dedicarme a realizar el mejor trabajo que estaba en mis manos. Poco tiempo después la vida me sorprendió nuevamente y me cambié a mi “mero mole”, el departamento de marketing digital, (realización total). Después de 1,355 días de vivir mi sueño de trabajar para un corporativo, amistades, enseñanzas, retos, experiencias, risas, enojos, algunas lagrimas, crecimiento laborales y personales, solo puedo decir GRACIAS POR TANTO.

Mañana concluyo esta etapa de mi vida para emprender un nuevo sueño y ese sueño es crear -Una agencia propia de Social Media- esta meta la tengo más clara que nunca es un deseo que poco a poco se ha ido concretando, tampoco lo he hecho sola, tengo el apoyo de muchas personas, especialmente de mi esposo creativo, Daniel.

Podría seguir y seguir escribiendo, pero no los quiero aburrir, lo que quiero decir es que he aprendido que cada quien traza su propio camino, que no hay decisiones buena o malas, simplemente es lo que cada uno decide vivir. Que la satisfacción laboral siempre fue un deseo que yo tuve desde la universidad, amé mi carrera, amé mi trabajo y ahora seguiré contenta en lo que le sigue. Hace poco alguien me preguntó ¿qué te tomas que siempre estas feliz? Quiero decir que no siempre estoy feliz y que también he tenido tragos amargos, pero me niego a ahogarme en mis propias lagrimas, porque no es justo para todo lo bueno que me ha dado la vida.

Como este es solo un comienzo, les seguiré contado de mis nuevas enseñanzas, pero sobre todo de cómo he decidido adaptar mi vida a lo que me hace feliz a mi y no adaptarme yo a mis circunstancias. Mañana es mi último día de trabajo y me siento feliz de compartir estás fotografías con algunos de los momentos y anécdotas increíbles de mi trabajo en un corporativo. 🙂

Besos,
Lore

Drop a comment: